cetina003011.jpg cetina003010.jpg cetina003009.jpg cetina003008.jpg cetina003007.jpg cetina003006.jpg cetina003005.jpg cetina003004.jpg cetina003003.jpg cetina003002.jpg cetina003001.jpg
El origen de Cetina es incierto: hasta el siglo XII no se han encontrado testimonios escritos que tengan relación con la localidad. Hay citada una Certima o Celtima, conquistada por Graco el año 179 A. C. como plaza fuerte de los Celtíberos, que Ambrosio de Morales, basándose en textos de Tito Livio, identifica con la Cetina actual.

Recientemente se han encontrado restos arqueológicos del Aziliense y del Bronce Medio, así como de "terra digillata".

Si que figura en el Cantar del Mio Cid (1071) verso 547, incluida dentro de sus correrías por el Valle del Jalón.

 Cetina tuvo su propio fuero, suscrito por Guillén de Belmes, prior del Hospital de Navarra y por Ramón Berenguer IV, confirmado por su hijo Alfonso II de Aragón, que en 1182 permuta Cetina junto con Caspe por otras posesiones que la Orden de San Juan de Jerusalén, (también del Hospital o de Malta) poseían en Velilla de Jiloca, Sabiñán y Embid, junto con Tivisa y Grisén.

 Durante la Guerra de la Independencia, Cetina también tuvo sus propios Sitios, ya que durante la noche del 29 al 30 de noviembre de 1808, pasaron allí la noche las tropas del Mariscal Ney, unos 18000 soldados franceses, que saquearon todo el pueblo.